Riesgo Psicosocial

Riesgo Psicosocial en el Ámbito Laboral

En nuestro país, la prevalencia del factor de Riesgo Psicosocial es alta, esto fue evidenciado en la última encuesta de condiciones de salud realizada a los trabajadores en el año 2007 en empresas colombianas de diferentes actividades económicas y regiones, en el año 2008 a través de la Resolución Nº 002646 expedida por del Ministerio de la Protección Social hoy Ministerio del Trabajo, allí se definen responsabilidades para la identificación, evaluación, prevención, intervención y monitoreo permanente de la exposición al factor de riesgo psicosocial en el trabajo y para la determinación de origen de las patologías causadas por estrés ocupacional este factor de riesgo.

El Ministerio de la Protección Social diseño una batería de instrumentos de evaluación de los factores de riesgo psicosocial, validada con una muestra de trabajadores afiliados al Sistema General de Riesgos Profesionales, con el fin de evaluar este riesgo y focalizar programas, planes y acciones dirigidas a la prevención y control.

Los factores psicosociales comprenden los aspectos intralaborales, extralaborales y las condiciones individuales del trabajador los cuales interactúan dinámicamente, mediante percepciones y experiencias, influyendo en la salud y el desempeño laboral de los empleados.

La competitividad, la especialización, las nuevas exigencias del mercado, la productividad, los ritmos de trabajo, horarios sin límites, mayor esfuerzo intelectual y físico, las presiones de tiempo para finalizar las tareas, la exigencia cada vez mayor para trabajar en equipo. Son algunos de los factores psicosociales que afectan hoy en día la calidad de vida de los trabajadores y por ende de las empresas que ven disminuidos su productividad y/o servicio, por las continuas incapacidades que aumentan las tasas de ausentismo y los indicadores de gestión, convirtiéndose en los mayores costos ocultos de las diferentes organizaciones empresariales.

La normatividad dada en la Resolución 002646 de 2008 hace un importante reconocimiento del factor de riesgo psicosocial, regula su intervención y tratamiento para lo cual se hace necesario un trabajo interdisciplinario con el compromiso gerencial que permita implementar y mantener estrategias eficientes para su manejo y control, debido a que su aplicabilidad requiere proyectarse al trabajador como persona, a su familia y comunidad, la cual forma parte esencial de la Responsabilidad Social Empresarial, productividad y seguridad ocupacional.

Desde 1984 en el Decreto Nº 614 se señalaba como objeto de la salud ocupacional, proteger a la persona contra los riesgos relacionados con los agentes de riesgo detectados y priorizados en las empresas; en 1989 en los términos de la Resolución Nº 1016 se indicaba que dentro del subprograma de Medicina Preventiva y del Trabajo estaba la de diseñar y ejecutar programas de prevención y control de enfermedades generadas por los riesgos psicosociales y en el Decreto Nº 1832 de 1994 se adopta como enfermedad profesional teniendo en cuenta las patologías causadas por el estrés, pero solo hasta julio 17 de 2008 se reglamenta todo lo inherente al control de este riesgo dándole la importancia que representa, debido a los múltiples factores que tienen incidencia en la salud, bienestar de los trabajadores y ámbito laboral.

Frecuentemente los factores de riesgo psicosocial en el trabajo actúan durante largos periodos de tiempo, de forma continua o intermitente y son numerosos, de diferente naturaleza y complejos, dado que no sólo están conformados por diversas variables del entorno laboral sino que, además, intervienen las variables personales del trabajador como las actitudes, la motivación, las percepciones, las experiencias, la formación, las capacidades y los recursos personales y profesionales. La personalidad y la situación vital del trabajador influyen tanto en la percepción de la realidad como en la respuesta ante las distintas situaciones laborales. Por eso, ante cualquier problema laboral no todos los trabajadores lo afrontan del mismo modo, debido a que las características propias de cada trabajador determinan la magnitud y naturaleza de sus reacciones y de las consecuencias que sufrirá.

Se podría decir que los factores de riesgo psicosocial en el trabajo tienen que ver con las condiciones intralaborales, extralaborales y las condiciones individuales del trabajador y su interacción que pueden llegar a ser potencialmente negativos para la salud de los trabajadores (ver Figura 1.1).

Figura 1.1

Figura 1.1

Cuando las condiciones intralaborales son entendidas como aquellas características del trabajo y su organización que influyen en la salud y bienestar del trabajador cuando no son las adecuadas, se favorecen los riesgos psicosociales y aparecen alteraciones que pueden dar origen al estrés laboral, síndrome de burnout o síndrome del quemado por el trabajo y acoso laboral o mobbing.

Por otro lado, después de las vacaciones y con la reincorporación al trabajo, aparece la rutina, el intenso horario, las necesidades laborales y el afrontar la realidad del trabajo diario, es cuando puede surgir diversa sintomatología. Tras el regreso al trabajo, después de un periodo de vacaciones, se produce la readaptación al trabajo y con ello a menudo aparece el llamado síndrome postvacacional, que se puede valorar como un estado emocional negativo, con sintomatología depresiva y ansiosa, que suele durar entre dos días y dos semanas.

El síndrome postvacacional es, para unos, un proceso de adaptación necesario cuando se entra de nuevo en contacto con el horario laboral; pero para otros, se trata de una enfermedad. Lo más razonable es pensar que el síndrome postvacacional no es una enfermedad, sino un estado de ánimo temporal tras un cambio del ocio a la rutina laboral, y por tanto, no se trata de una sintomatología psicopatológica, sino más bien un cambio dentro de los ciclos de ánimo normales a lo largo de la vida.

En cualquier caso, para una mejor readaptación al trabajo después de vacaciones es conveniente afrontar el trabajo con ilusión, mantener una actitud positiva hacía el trabajo, fomentar la comunicación con los compañeros, continuar dedicando algún tiempo al ocio y procurar que la vuelta al trabajo sea un día anterior a un fin de semana o festivo.

Recuerde que los efectos de la interacción y sus condiciones de trabajo, no se traducen inmediatamente en alteraciones de la salud, considere que si la situación problemática se vuelve crónica, las consecuencias pueden expresarse en: trastornos cardiovasculares, trastornos musculoesqueléticos, trastornos respiratorios, trastornos gastrointestinales, trastornos dermatológicos, así como trastornos mentales y de comportamiento, situaciones que se pueden evitar con un programa interactivo de RIESGO PSICOSOCIAL.

CONSULTE CON NUESTRA AREA ESPECIALIZADA DE PSICOLOGIA OCUPACIONAL EXISTEN DIFERENTES MODELOS PARA APLICAR EN SU EMPRESA

bullet-1 Guía del Usuario

guia-del-usuario

bullet-1 Servicios en Línea

servicios-en-linea

bullet-1 Servicios Complemetarios

servicios-complementarios